fbpx

Como mejorar la privacidad y la seguridad cuando navegamos en internet?

mejorar la privacidad y la seguridad cuando navegamos en internet

Navegar hoy día a través de internet implica estar cediendo datos constantemente para que empresas, organizaciones y otros usuarios hagan uso de ellos de manera totalmente gratuita y, en muchas ocasiones, con un objetivo mercantil.

Esto lleva a cuestionarnos sobre la idoneidad de la red. Si nuestra vida es muy dependiente de internet y las nuevas tecnologías, pero no queremos que personas ajenas se valgan de nuestros datos, o que incluso puedan conocer qué páginas visitamos y actuar de manera delictiva robando información, la clave consiste en mejorar el status de privacidad y anonimato al navegar en internet. ¿Es eso posible?

mejorar la privacidad y la seguridad cuando navegamos en internet (2)

¿Cuál es la garantía de estar navegando en páginas seguras?

No todas las páginas y espacios web que encontramos en internet son seguros. Muchos de ellos son una amenaza para la seguridad y la privacidad. Por ello es importante saber identificar esos terrenos seguros que nos llevarán a no comprometer el funcionamiento de los equipos ni temer por información privada que se pueda expandir.

La mayoría de páginas web que existen son del tipo HTTP y HTTPS. Las primeras son las más peligrosas, porque pueden poner en riesgo la privacidad y la seguridad. En ellas, toda la información que se intercambia entre el dispositivo desde el que se navega y el servidor del sitio web puede ser interceptada.

El nombre de usuario, las contraseñas, los formularios o cualquier información que se ofrezca puede estar en riesgo, pues estas páginas no cifran en contenido. Por lo general, los navegadores pueden alertar de las páginas de este tipo con avisos sobre una conexión no segura.

A las páginas HTTP se les contraponen las HTTPS, que siguen un protocolo parecido pero añaden más seguridad, pues incorporan el protocolo SSL, que aporta más seguridad al HTTP. HTTP es Hypertext Transfer Protocol, mientras que HTTPS es Hypertext Transfer Protocol Secure.

¿Qué aporta el SSL a las páginas web?

Los certificados SSL son sinónimos de una navegación más segura. Con ellos toda la información que se intercambia entre el dispositivo y el servidor está encriptada, y es mucho más difícil su acceso.

A su vez, la información contenida en páginas HTTPS solo llega al destinatario de la comunicación, que es el único capaz de desencriptar la comunicación. De este modo, si otro usuario intercepta esos envíos o intenta suplantar la identidad del destinatario, va a encontrar muchas dificultades para acceder al mensaje.

SSL responde a las siglas de Secure Sockets Layer, que en español se puede traducir como capa de sockets de seguros. Las páginas que incluyen esta tecnología utilizan dos algoritmos de encriptación: asimétricos y simétricos, dependiendo de si es solo una clave la que encripta y libera la información, o son dos. En cualquier caso, solo la persona destinada a recibir la información va a ser capaz de desencriptarla.

Navegar en modo privado y hacer uso de las redes VPN

Más allá de protocolos de seguridad, que son importantes, existen otras fórmulas que permiten que las sesiones en internet sean un poco más anónimas. El modo privado de navegación impide que se almancenen cookies y que, con ello, mantenernos anónimos frente a los websites y que cualquier persona conozca el historial en el dispositivo.

A su vez, otra fórmula interesante es hacer uso de una red privada virtual (VPN), con la que ocultamos la dirección IP del mismo modo que ocurre con los proxis. Las VPN son redes públicas que toman distintas conexiones y las dirigen para que todo el tráfico para pr un único servidor, que evita que otras personas que están fuera del túnel puedan visualizar la información.

Las conexiones VPN permiten navegar de forma anónima, con un alto grado de seguridad y sin restricciones locales. Por todo ello, recientemente han adquirido un gran protagonismo entre la gente que opera con bitcoin y otras criptomonedas.

Su privacidad no es totalmente completa, pues aquellas personas que acaban teniendo acceso al túnel pueden monitorizar todo el tráfico generado. El punto crítico es el propio servidor VPN, pero es evidente que la capacidad de descifrado por usuarios que no forman parte de esta red es prácticamente imposible.

Cada vez resulta más complejo mantener el anonimato en línea, por el uso tan masivo que se hace de internet. Sin embargo, es importante prestar atención a la seguridad y la privacidad en la información que se comparte, pues un acceso masivo a esos datos puede generar problemas de mucho calado.

Deja un comentario

Carrito de compra
Ir arriba